Loading...
 
Roberto Pla (1915-2004)

Pensador tradicionalista com trabalhos de grande profundida como sua tradução do Tratado da Unidade, atribuído a Ibn Arabi ou a sua escola, e a notável exegese do Evangelho de Tomé que utilizamos em nossa seção "Biblioteca de Nag Hammadi". A beleza da hermenêutica praticada por Roberto Pla, deste evangelho, está na abordagem tradicional de se valer do Novo Testamento ele mesmo, como "chave" para "re-velar" o Cristo e seu ensinamento.

Contribuição de Antonio Carneiro (excertos anotados de EL PAIS)

Professor da Universidad Complutense de Madrid

El viernes 17 de febrero de 2004, falleció en Madrid Roberto Pla Sales, músico cuya labor, silenciosa y desnuda de vanidad, fue larga en muy distintos campos, empezando por lo que hoy se denomina "integración de la música en la cultura", creo que por sugerencia de Yehudi Menuhin.

Pla nació en Valencia en 1915, pero desde los tres años residió en Madrid. Los estudios en el Real Conservatorio con Francisco Calés Pina y con Conrado del Campo, dieron peso y multiplicaron las inquietudes innatas de un hombre llamado para misiones útiles e incluso trascendentes. Miembro principal de aquel "palco segundo" que los estudiantes disfrutábamos en los conciertos, al pensar en Pla he de hacerlo también en los hermanos Vivó, en Antonio Ramírez Ângel, en el inteligente Antonio Sarabia, alejado más tarde del ajetreo madrileño para vivir, como director de banda civil, en Andalucía y, durante alguna temporada, en La Habana; estaban también los hermanos Perera, Ibáñez Sanchiz, Remedios de la Peña, Pilar Junquera, Conchita Ergoyena, Esperanza Sigüenza y algunos adheridos, tal Carlos del Pozo, hijo del célebre locutor y hermano de Marimí, la gran cantante.

Comenzaba la Orquesta Nacional su historia y había vuelto a su ser la Filarmónica con Bartolomé Pérez Casas, titular muy pronto de la nueva formación estatal. La semilla sembrada en Unión Radio por Ricardo Urgoiti, Remacha, Bacarisse y otros miembros de la generación del 27, fructificó en Radio Nacional: Joaquín Rodrigo como asesor y Roberto Pla en el Departamento de Música. No existía el Tercer programa ni un canal Clásico, pero las Veladas en el programa general se seguían con extremado interés. En mucho de lo que se hacía estaba detrás Roberto Pla, un enamorado de nuestra polifonía, a la que sirvió desde el grupo de Cantores Clásicos, versión española de los Madrigalistas Ingleses, que sorprendieron a los socios y asiduos de la Residencia de Estudiantes en los años anteriores a 1936.

Profesor especial en el Conservatorio, director musical del Colegio Los Rosales, lector infatigable con cierta preferencia por la temática mística de diverso origen, Roberto se mostró como adelantado en la empresa discográfica preparando la Antología de la Música Hispana para el sello Hispavox, realizando él mismo transcripciones y revisiones, como la de las Cantigas de Alfonso X1 , para lo que en todo momento contó con la asistencia de la profesora Rodríguez de Aragón y su plantel de alumnos2 . Casado con la pianista Carmen Pardos, la existencia de Roberto Pla lo fue de entrega a la música, analizada, vivida profundamente, sentida como un bien.

Livros em espanhol (Amazon)

Escritos na Internet


EXCERTOS

Utilizamos muito a obra de Roberto Pla pela amplitude e profundidade que oferece, no tocante às tradições judaica, cristã e islâmica, com destaque ainda maior para tudo que se refere ao Cristo oculto em cada um de nós.


NOTAS

1 Cantigas de Santa María Alfonso X, el sábio, Roberto Pla Sales, 2002, 576 p., ISBN-13: 978-8495069139.
2 Roberto Pla, «El Códice de las Huelgas (S. XII-XIV)» , colección de Música Antigua Española, V. Introducción al disco del mismo título.
En el Libro de buen amor destaca una composición que Paratines titula Ave María de Santa María, que indudablemente guarda relación directa con la que bajo la firma de «Johannes Roderici me fecit» aparece en el Codex de Las Huelgas. Es un «conductus» que Roberto Pla califica como «una de las grandes creaciones de la música medieval española». Margherita Morreale dedica al «Ave María» del Buen amor un largo artículo en el que destaca que es el «único poema lírico de Juan Ruiz en que se conjugan dos lenguas, el latín de la salutación angélica y el castellano» de la glosa. Lamenta que no conozcamos la música del Avemaría, o a falta de ello, que tuviéramos un himno latino o romance de estructura parecida. Afortunadamente, tenemos la letra y la música que echa en falta Margherita ya que coinciden exactamente el texto latino de Las Huelgas con el texto latino del Buen amor, sin que haya entre ellos la menor diferencia.
Es importante esta igualdad por ser muy numerosas las versiones de la salutación, pero con variantes muy concretas que no coinciden ni con el texto de Las Huelgas ni con el del Buen amor.


Online Users

1 online user

Responsável

Murilo Cardoso de Castro
Doutor em Filosofia, UFRJ (2005)