Loading...
 
MOKSHA — LIBERAÇÃO

Perenialistas

René Guénon: O HOMEM E SEU DEVIR SEGUNDO O VEDANTA

La Liberación o la Unión, lo que es una sola y misma cosa, implica "por añadidura", ya lo hemos dicho, la posesión de todos los estados, puesto que es la realización perfecta y la totalización del ser; por lo demás, importa poco que estos estados estén actualmente manifestados o que no lo estén, ya que es solo en tanto que posibilidades permanentes e inmutables como deben considerarse metafísicamente. "Señor de varios estados por el simple efecto de su voluntad, el yogi no ocupa más que uno solo, dejando los otros vacíos del soplo animador ( prana ), como otros tantos instrumentos inutilizados; puede animar más de una forma, de la misma manera que una sola lámpara puede alimentar más de una mecha"1 . "El yogi, dice Aniruddha, está en conexión inmediata con el principio primordial del Universo, y por consecuencia ( secundariamente ) con todo el conjunto del espacio, del tiempo y de las cosas", es decir, con la manifestación, y más particularmente con el estado humano en todas sus modalidades2 .

Por lo demás, sería un error creer que la liberación "fuera de la forma" ( vidêha-mukti ) sea más completa que la liberación "en la vida" ( jîvan-mukti ); si algunos occidentales lo han cometido, es siempre en razón de la importancia excesiva que acuerdan al estado corporal, y lo que acabamos de decir nos dispensa de insistir más en ello3 . El yogi ya no tiene que obtener nada ulteriormente, puesto que ha realizado verdaderamente la "transformación" ( es decir, el paso más allá de la forma ) en sí mismo, si no exteriormente; poco le importa entonces que la apariencia formal subsista en el mundo manifestado, desde que, para él, ya no puede existir en adelante de otra manera que en modo ilusorio. A decir verdad, es solo para los demás que las apariencias subsisten así sin cambio exterior en relación al estado antecedente, y no para él, puesto que ahora son incapaces de limitarle o de condicionarle; estas apariencias no le afectan y no le conciernen más que todo el resto de la manifestación universal. "El yogi, habiendo atravesado el mar de las pasiones4 , está unido con la Tranquilidad5 y posee en su plenitud el "Sí mismo" ( atman incondicionado, al cual está identificado ). Habiendo renunciado a estos placeres que nacen de los objetos externos perecederos ( y que no son ellos mismos más que modificaciones exteriores y accidentales del ser ), y gozando de la Beatitud ( Ânanda, que es el único objeto permanente e imperecedero, y que no es nada diferente del "Sí mismo" ), está calmo y sereno como la llama debajo de un apagador6 , en la plenitud de su propia esencia ( que ya no se distingue del Supremo Brahma ). Durante su residencia ( aparente ) en el cuerpo, no es afectado por las propiedades de éste, como tampoco el firmamento es afectado por lo que flota en su seno ( ya que, en realidad contiene en sí mismo todos los estados y no está contenido en ninguno de ellos ); conociendo todas las cosas ( y siendo todas las cosas por eso mismo, no "distintivamente", sino como totalidad absoluta ), permanece inmutable, "no afectado" por las contingencias"7 .

Ananda Coomaraswamy: LIBERAÇÃO

NOTAS:
1 Comentario de Bhavadêva-Mishra sobre los Brahmas-Sûtras.
2 He aquí un texto taoísta donde se expresan las mismas ideas: "Ese ( el ser que ha llegado a este estado en el que está unido a la totalidad universal ) no dependerá ya de nada; será perfectamente libre... Así se dice muy justamente: el ser sobrehumano ya no tiene individualidad propia; el hombre transcendente ya no tiene acción propia; el Sabio ya no tiene siquiera un nombre propio; pues es uno con el Todo" ( Tchoang-tseu, cap. I; traducción del P. Wieger, p. 211 ). El yogi o el jîvan-mukta, en efecto, está liberado del nombre y de la forma ( nama-rupa ) que son los elementos constitutivos y característicos de la individualidad; ya hemos mencionado los textos de las Upanishad donde esta cesación del nombre y de la forma se afirma expresamente.
3 No obstante, si a veces parece que se hace una diferencia y que se considera jîvan-mukti como inferior a vidêha-mukti, eso no puede entenderse legítimamente más que de una única manera: es porque se toma la "Liberación en la vida" como realizada por un ser que está todavía ligado a la vida en tanto que condición característica del estado humano, y entonces no puede ser en realidad más que una Liberación virtual, que corresponde al caso del ser reintegrado al centro de este estado; por el contrario, la "Liberación fuera de la forma" ( lo que entonces no quiere decir necesariamente "después de la muerte" ), puesto que implica un estado más allá de toda condición individual, es la única que se considera en este caso como la Liberación efectiva.
4 Es el dominio de las "Aguas inferiores" o de las posibilidades formales; las pasiones se toman aquí para designar todas las modificaciones contingentes que constituyen la "corriente de las formas".
5 Es la "Gran Paz" ( Es-Sakînah ) del esoterismo islámico, o la Pax Profunda de la tradición rosicruciana; y la palabra Shekinah, en hebreo, designa la "presencia real" de la Divinidad, o la "Luz de la gloria" en y por la cual, según la teología cristiana, se opera la "visión beatífica" ( "también la gloria de Dios" en el texto ya citado del Apocalipsis XXI, 23 ). - He aquí también un texto taoísta que se refiere al mismo punto: "La Paz en el vacío es un estado indefinible. Uno llega a establecerse en ella. Uno no la toma ni la da. Antiguamente se tendía a ella. Ahora se prefiere el ejercicio de la bondad y de la equidad, que no da el mismo resultado" ( Lao Tzu, cap. I; traducción del P. Wieger, p. 77 ). El "vacío" del que se trata aquí es el "cuarto estado" de la Mandûkya Upanishad, que es en efecto indefinible, puesto que es absolutamente incondicionado, y del cual no se puede hablar sino negativamente. Las palabras "antiguamente" y "ahora" se refieren a los diferentes periodos del ciclo de la humanidad terrestre: las condiciones de la época actual ( que corresponden al Kali-Yuga ) hacen que la gran mayoría de los hombres se apeguen a la acción y al sentimiento, que no pueden conducirles más allá de los límites de su individualidad, y todavía menos al estado supremo e incondicionado.
6 Se puede comprender por ahí el verdadero sentido de la palabra Nirvâna, de la que los orientalistas han dado tantas falsas interpretaciones; esté término, que está lejos de ser especial al budismo como se cree a veces, significa literalmente "extinción del soplo o de la agitación", y, por consiguiente, el estado de un ser que ya no está sometido a ningún cambio ni a ninguna modificación, que está definitivamente liberado de la forma, así como de todos los demás accidentes o lazos de la existencia manifestada. Nirvana es la condición supraindividual ( la de prajna ), y Parinirvâna es el estado incondicionado; se emplean también, en el mismo sentido, los términos Nirvritti, "extinción del cambio o de la acción", y Parinirvritti. - En el esoterismo islámico, los términos correspondientes son fanâ, "extinción" y, fanâ el-fanâi, literalmente "extinción de la extinción".


Online Users

1 online user

Responsável

Murilo Cardoso de Castro
Doutor em Filosofia, UFRJ (2005)