Carregando...
 
LEI — ANALOGIAS

VIDE: SÍMBOLOS; ANALOGIA DO SER; METÁFORAS E ANALOGIAS

Segundo "Les Notions Philosophiques" (PUF, 1990), o termo grego analogia foi composto da preposição "ana" e do substantivo "logia" que é um derivado de "lego" (reunir, recolher, escolher). Na teoria pitagórica, o termo analogia designa a proporção matemática, ou geométrica ou harmônica. Platão retomou o sentido pitagórico do termo para designar igualmente uma relação proporcional entre os elementos que entram na composição do corpo do mundo (Timeu 31c-32a), ou entre os quatro graus de conhecimento (República VI, 509d-511e), ou entre o sensível e o inteligível (República VI 508b-c). Aristóteles utiliza também o termo no sentido de proporção matemática ou geométrica na sua teoria da virtude (Ética a Nicômaco II 5, 11106a26-b7), na sua teoria da justiça (ibid. V 6-7), na sua explicação da metáfora (Poética XXI) e nas suas comparações entre as espécies animais. Em Aristóteles a analogia também podia designar a relação de vários termos a um termo único. Os medievais estabeleceram uma verdadeira doutrina da analogia do ser para explicar a relação entre a criatura e o criador.


PERENIALISTAS
René Guénon: Simbolismo da Cruz

Es esencial destacar aquí que toda transposición metafísica del género de la que acabamos de hablar debe considerarse como la expresión de una analogía en el sentido propio de esta palabra; y recordaremos, para precisar lo que es menester entender por esto, que toda verdadera analogía debe aplicarse en sentido inverso; es lo que figura el símbolo bien conocido del "sello de Salomón", formado de la unión de dos triángulos opuestos1. Así, por ejemplo, del mismo modo que la imagen de un objeto en un espejo está invertida en relación al objeto, lo que es lo primero o lo más grande en el orden principial es, al menos en apariencia, lo último o lo más pequeño en el orden de la manifestación2. Para tomar términos de comparación en el dominio matemático, como lo hemos hecho a este propósito a fin de hacer la cosa más fácilmente comprehensible, es así como el punto geométrico es nulo cuantitativamente y no ocupa ningún espacio, aunque sea ( y esto se explicará precisamente más completamente después ) el principio por el que es producido el espacio entero, que no es más que el desarrollo o la expansión de sus propias virtualidades. Es así igualmente como la unidad aritmética es el más pequeño de los números si se le considera como situado en su multiplicidad, aunque es el más grande en principio, puesto que los contiene a todos virtualmente y produce toda su serie solo por la repetición indefinida de sí misma.

O REINO DA QUANTIDADE E O SINAL DOS TEMPOS
Ahora, lo que importa notar muy particularmente y desde el comienzo, tanto para evitar todo equívoco como para darse cuenta de lo que puede dar lugar a algunas ilusiones, es que, en virtud de la ley de la analogía, el punto más bajo es como un reflejo obscuro o una imagen invertida del punto más alto, de donde resulta esta consecuencia, paradójica en apariencia solamente, de que la ausencia más completa de todo principio implica una suerte de «contrahechura» del principio mismo, lo que algunos han expresado, bajo una forma «teológica», diciendo que «Satán es el mono de Dios». Esta precisión puede ayudar enormemente a comprender algunos de los enigmas más sombríos del mundo moderno, enigmas que, por lo demás, él mismo niega porque no sabe percibirlos, aunque los lleva en él, y porque esta negación es una condición indispensable del mantenimiento de la mentalidad especial por la cual existe: si nuestros contemporáneos, en su conjunto, pudieran ver lo que les dirige y hacia lo que tienden realmente, el mundo moderno cesaría de existir inmediatamente como tal, ya que el «enderezamiento» al que hemos hecho alusión frecuentemente no podría dejar de operarse por eso mismo; pero, como este «enderezamiento» supone por otra parte la llegada al punto de detención donde el «descenso» se cumple enteramente y donde «la rueda cesa de girar», al menos por el instante que marca el paso de un ciclo a otro, es menester concluir de ello que, hasta que ese punto de detención se alcance efectivamente, estas cosas no podrán ser comprendidas por la generalidad, sino solo por el pequeño número de los que estarán destinados a preparar, en una u otra medida, los gérmenes del ciclo futuro. Apenas hay necesidad de decir que, en todo lo que exponemos, es a éstos últimos a quienes siempre hemos entendido dirigirnos exclusivamente, sin preocuparnos de la inevitable incomprehensión de los demás; es verdad que esos otros son y deben ser, por un cierto tiempo todavía, la inmensa mayoría, pero, precisamente, es solo en el «reino de la cantidad» donde la opinión de la mayoría puede pretender ser tomada en consideración.

René Alleau: ANALOGIA

LÉXICOS: Guénon; Schuon; Coomaraswamy

NOTAS:

2. Hemos mostrado que esto se encuentra expresado muy claramente a la vez en textos sacados, unos de las Upanishad y otros del Evangelio.


Dispositivos móveis

Online Users

1 usuário on-line

Responsável

Murilo Cardoso de Castro
Doutor em Filosofia, UFRJ (2005)
Mostrar mensagens de erro do PHP