Carregando...
 
id da página: 2550 CANTAM OS ANIMAIS...
MARIUS SCHNEIDER - A ORIGEM MUSICAL DOS ANIMAIS-SÍMBOLOS NA MITOLOGIA E NA ESCULTURA ANTIGAS

Capítulo I CANTAN LOS ANIMALES

(Tradición primitiva)
    • I. Culturas pretotemisticas y totemisticas
      • Filosofía primitiva de la Naturaleza.
        • Tesis y antítesis.
        • Analogía e inversión.
        • Razonamiento por analogía.
        • Ritmo común. Imitación.
        • Alma y cuerpo.
        • Melodía del alma
      • Animales-símbolos.
        • Timbre vocal y horario místico.
        • Totemismo musical.
        • Canciones.
        • Canción propia.
        • Imitación rítmica.
        • Ritmo vocal e individualidad.
        • Música imitativa.
        • Tiempo y espacio.
        • Visualización del ritmo musical
      • Ritmo vivido y ritmo sabido.
        • Psicología primitiva.
        • Inconstancia de los objetos y realidad rítmica.
        • Tipos rítmicos.
        • Ritmos incidentales v accidentales.
        • Percepción sensorial de los ritmos.
        • Formas rítmicas.
        • Analogías en el reino animal
      • Oído.
        • Naturaleza acústica del alma.
        • Naturaleza rítmica del lenguaje.
        • Unidad de los sentidos.
        • Arraigo cósmico del pensar místico.
        • Ritmo-símbolo.
        • Generalización.
        • Origen vocal del símbolo
    • II. Culturas altas y medias
      • Símbolos defectivos.
        • Abandono de la imitación realista
      • Supervivencias.
        • Especulaciones mágicas.
        • Correspondencias místicas.
        • Símbolos instrumentales.
        • Fecundidad y sacrificio
      • Animales fabulosos.
        • Las altas culturas.
        • Sistema tonal.
        • Círculo de quintas

En las culturas primitivas son innumerables los cuentos que nos relatan la superioridad moral de los animales sobre los hombres. Dicen que los rasgos morales sobresalientes del animal son un juicio exacto de las cosas y una gran fidelidad. Además — y esto también se considera como un argumento de superioridad moral — es muy aficionado a la música. Verdad es que pueden ser terribles los animales cuando están hambrientos, pero nunca son malos por naturaleza. Sólo el hombre piensa conscientemente en hacer el mal, mientras sonríe al vecino al que quiere matar. El animal no piensa, ni habla, ni siquiera sonríe. Ni vive para matar, ni mata para imperar. Ataca solamente cuando no le queda otra solución para conservar la vida. Por lo demás, el animal es muy pacífico e incluso temeroso. No cabe duda que la guerra contra las bestias es un fenómeno terrible. Sin embargo, el animal, incluso en este momento, conserva toda su dignidad, pues desconoce los compromisos simulados y las anfibologías hipócritas, que caracterizan a la guerra del hombre. El animal se conduce siempre de manera fija y unívoca, mientras que el ser humano es un ser esencialmente equívoco. El animal se recrea jugando; el hombre aprovecha la mayor parte del tiempo libre para inventar mentiras, molestar a los demás y componer cantos de escarnio. Así pensaban muchos de los negros que hemos podido estudiar.

Los hombres de las culturas totemísticas y pretotemísticas consideran, además, a muchos animales como seres místicos y portadores de un gran saber intuitivo. Estos animales son encarnaciones de los antepasados humanos o de dioses protectores, que poseen un lenguaje propio, si difícil de entender para nosotros, en cambio muy expresivo y muy claro para ellos y los hombres primitivos.


Dispositivos móveis

Online Users

1 usuário on-line

Responsável

Murilo Cardoso de Castro
Doutor em Filosofia, UFRJ (2005)
Mostrar mensagens de erro do PHP