Loading...
 
page id: 3669 MITOLOGIA
Simbolismo — Mitologia

VIDE: VICENTE FERREIRA DA SILVA

Considerada por muitos como fruto dos primórdios do pensar humano, ainda pleno de ingenuidade e imaginação, a Mitologia, enquanto discurso dos mitos, não deve ser resumida a esta visão do homem moderno pretensamente evoluído lançando seu olhar "superior" para uma passado que desconhece em grande parte a história, quanto mais o "pensar" daqueles que viveram nestas priscas eras. Seja como migalhas de uma "era dourada", ou, na pior hipótese, como "superstição" de um passado primitivo, a mitologia ainda fascina justamente pelo poder de sua complexidade imagética capaz de tocar profundamente alguma faculdade nossa, ainda aberta para o poder das imagens e do manancial de sentidos que fustigam.

A seguir destacam-se alguns excertos significativos do imenso acervo mitológico da humanidade. É sempre bom recomendar a leitura de alguns autores notáveis neste domínio, especialmente em termos de criar um sedimento intelectual capaz de verdadeiramente usufruir da leitura dos mitos e lendas da humanidade: Mircea Eliade, Jean-Pierre Vernant, Georges Dumézil, Marcel Detienne, entre outros.

Perenialistas

Ramon Arola: LA MITOLOGÍA COMO FILOSOFÍA SECRETA
El tratado de mitología que más resonancia tuvo durante el Siglo de Oro español, y sin duda el más importante es La Filosofía Secreta, escrito por el Bachiller Juan Pérez de Moya, astrólogo y matemático, que fue publicado en Madrid en agosto de 1584, que sigue muy de cerca la obra de Natali Conti, Mitología. Su título, La Filosofía Secreta, indica claramente la intención del autor, éste propone para comprender las fábulas antiguas cinco sentidos, que van desde el más exterior y superficial, esto es la historia, hasta el sentido central, la filosofía secreta ; Pérez de Moya lo explica de la manera siguiente:

«De cinco modos se puede declarar una fábula, conviene a saber: Literal, Alegórico, Anagógico, Tropológico y Físico o natural. Sentido literal, que por otro nombre dicen Histórico o Parabólico, es lo mismo que suena la letra de la tal fábula o escritura. Sentido alegórico es un entendimiento diverso de lo que la fábula o escritura literalmente dice. Derívase de alseon, que significa diverso, porque diciendo una cosa la letra, se entiende otra cosa diversa. Anagógico se dice de anagoe, y anagoe se deriva de ana, que quiere decir hacia arriba, y goge, guía, que quiere decir guiar hacia arriba, a cosas altas de Dios. Tropológico se dice de tropos, que es reversio, o conversión, y logos, que es palabra. o razón, o oración; como quien dijese, palabra o oración convertible a informar el ánima a buenas costumbres. Físico o natural, es sentido que declara alguna obra de naturaleza. Ejemplo: Hércules, hijo de Júpiter (según fingimiento poético), concluidos sus trabajos fue colocado en el Cielo. Tomando esto según sentido literal, no se entiende otra cosa más de lo que la letra suena. Y según Alegoría o moralidad, por Hércules se entiende la victoria sobre los vicios. Y según sentido Anagógico significa el levantamiento del ánima que desprecia las cosas mundanas por las celestiales. Y según sentido Tropológico, por Hércules se entiende un hombre fuerte, habituado en virtud y buenas costumbres. Y según sentido Físico o natural, por Hércules se entiende el Sol, y por sus doce trabajos o hazañas, los doce signos del Zodíaco, sobrepujados dél por pasar por ellos en un año.»(Hemos utilizado la edición de la Filosofía secreta de Ed. Glosa, Barcelona, 1977)

Pérez de Moya en su explicación sigue muy de cerca al judío español exiliado en Italia, León Hebreo, quien recogiendo la tradición clásica y la tradición cabalística, propone en sus Diálogos de Amor cuatro interpretaciones posibles de la mitología: la primera, literal, a modo de corteza exterior, que cuenta historias dignas de recordar; la segunda, más interna, más cerca de la médula, la moral, ejemplo para la vida humana, que alaba las buenas acciones i condena las malas; la tercera, más escondida, oculta bajo las mismas palabras, la que nos da a conocer las cosas de la tierra y el cielo, astrológicas o teológicas; por fin, como en el mismo corazón de la fruta, bajo tanta corteza, quedan otras significaciones científicas, sentidos medulares que llamamos alegorías.(Diálogos de amor, Promoción publicaciones universitarias, Barcelona, 1986)


Páginas relevantes:


Online Users

1 online user

Responsável

Murilo Cardoso de Castro
Doutor em Filosofia, UFRJ (2005)